El cuarto perfecto, 9 puntos clave

El cuarto perfecto es aquel que satisface plenamente a sus clientes.
En el cuarto perfecto el cliente descansa con comodidad, guarda sus cosas con seguridad, puede realizar actividades o simplemente tumbarse a ver la tele o el paisaje desde la ventana. El cuarto perfecto es inspirador de sensaciones agradables. El cuarto perfecto es de y para el cliente.

Comodidad

En este cuarto nadie tropieza con la esquina de la cama o se disloca el hombro para encender la luz de la mesilla. Las almohadas no dan torticolis y las sabanas no “rascan”. La cama es como la de la princesa del guisante, pero sin guisante.
El ambiente es confortable, ni congelado ártico ni agobio tropical. Sus clientes no necesitan dormir arrullados por los ronquidos del vecino ni son testigos de sus aventuras o desventuras amorosas.

Recomendación para gerentes: duerma al menos una vez al mes en una de sus habitaciones. Luego nos (se) cuenta la experiencia.

9 puntos clave:

1. La puerta cierra completamente. La cerradura no se abre desde fuera sin llave. No quedan más de dos milímetros por debajo, por arriba o por los lados de la puerta. No hay corrientes de aire.

2. La cama tiene el colchón limpio, que huele bien y con la firmeza adecuada. La cama no baila, no se mueve y no chirria. Nunca ponga la cabecera de la cama contra una ventana.

3. Las sábanas son de 100% algodón y de más de 300 hilos si es posible. La colcha de día es preferentemente sencilla, de colores claros, siempre impecable. Si utiliza protector de colchón evite el plástico bajo la sabana. La manta o el edredón no pesan una tonelada.

4. Las almohadas son antialérgicas, firmes y suaves, adaptadas al tamaño de la cama y al cuello de un adulto. Una carta de almohadas mejora mucho la comodidad.

5. Los suelos son cómodos para los pies descalzos. Ni muy rústicos ni tan brillantes que puedan producir un resbalón.

6. La habitación cuenta con la información necesaria, bien visible, legible y completa. (evacuación, servicios del hotel, teléfono, información del entorno, etc.).

7. Es indispensable una mesa con suficiente espacio para un portátil. Una silla con suficiente ergonomía para no dar dolor de espalda y un enchufe a mano para poder llegar sin hacer contorsionismo.

8. La instalación eléctrica debe estar completa, accesible y unir la comodidad con la eficiencia. Conmutador para apagar la luz desde la cama, desconectador general junto a la puerta, enchufes donde hacen falta…

9. Y por terminar, compruebe el lugar y el tamaño de la tele vista desde la cabecera de la cama: debe ser frontal y deben poderse leer los subtítulos sin necesidad de prismáticos.

Permanezca atento a lo que le piden sus clientes, a lo que comentan y a lo que nos sugieren. Los gustos cambian, los cuartos perfectos también.

Actividades de reflexión

¿Hasta qué punto todos los cuartos de mi hotel o casa rural se acercan al modelo “perfecto”? ¿Cómo se maneja el reparto de cuartos buenos y no tan buenos?

¿Compruebo la vida útil de colchones, almohadas y sábanas? ¿Solicito siempre a los clientes su opinión sobre la comodidad de la habitación? ¿Pregunto y escucho a los clientes y a las camareras de piso sobre el estado de mantenimiento de las habitaciones?

Otros artículos relacionados:

BLOG TURISAPPS en tu e-mail

TurisApps S.L. - Todos los derechos reservados - Aviso Legal y Política de Privacidad.
Google+