¿Cómo diferenciar mi Alojamiento Turístico? Parte 1

Todas las casas rurales no son iguales. Ni todos los hoteles, ni los apartamentos turísticos, ni los albergues o los campings.

¿Qué nos diferencia a unos de otros?

El destino, el lugar, la construcción, la decoración, el servicio…incluso la personalidad del propietario y los árboles del jardín.
Si somos diferentes, ¿Por qué muchas veces nos vendemos como si fuéramos iguales?

Como mucho añadimos un matiz superficial  cuando nos comunicamos con los clientes: “Bonita casa rural en Cantatanublos de arriba” “Apartamento en primera línea de playa” “Hotel “boutique” junto a la nacional 322” Estos mensajes los podrían firmar cualquier otro establecimiento.
 

Aprendiendo a contar la diferencia

¿Por qué no comunicamos lo que nos diferencia? Porque en muchos casos no sabemos bien lo que nos diferencia y en otros porque, aun sabiéndolo, no hemos pensado lo suficiente como para expresarlo con claridad y convertirlo en una ventaja para vender.
Para hacer esto es necesario aplicar unas técnicas de comunicación que se conocen como conceptualización turística.

Contándole al cliente lo que le estamos vendiendo

Vendemos cuartos, o casas, o apartamentos por días o semanas. ¿Es esto todo?
Ese es el medio para que nuestros clientes puedan disfrutar de lo que realmente quieren comprar: descanso, diversión, comodidad, aventura, experiencias…

Si eso es lo que los clientes quieren comprar, tenemos que contarles, con los detalles oportunos qué les estamos vendiendo. ”Agradable apartamento junto al mar” o “el refugio de tus sueños en la mejor playa de surf bajo el sol mediterráneo en el pueblo más divertido de la costa”

Conceptualizar consiste en contar esa historia que nos hace diferentes y que se ajusta a los que el cliente está buscando. Y también, ajustar  todo nuestro negocio para que sea coherente con la historia que contamos.

Señalar los valores que nos diferencian de otros establecimientos

Un primer paso es analizar los valores que ya tenemos y que nos pueden hacer interesantes:
- Estamos en el mejor punto para ver el paisaje del parque nacional …
- Tenemos la mejor cocina tradicional de la zona…
- Casona fielmente reconstruida del siglo XVI
- La piscina cubierta y climatizada o incluimos un instructor de escalada…

Siempre nuestra historia debe engancharse a nuestro valor más destacado y al que más fácilmente van a comprender nuestros potenciales clientes. Ese será nuestro “gancho”. La primera página de una novela que debe interesar tanto al lector que no pueda dejar de leerla.

Armando una “novela” de nuestro producto

Es un trabajo complejo porque “realmente” lo que vendemos no son habitaciones o apartamentos, lo que vendemos es nuestra “historia” conceptual.
Así que para empezar, analice aquello que hace nuestro negocio diferente y atractivo, apóyese en los valores del destino donde se ubica y comience a armar su “novela”.

Es solo el principio de un proceso y tendrá que ajustarlo según lo que le transmitan los clientes, los cambios de gustos sociales, lo que haga nuestra competencia…

Pero lo que no puede es quedarse sin su “historia”, aunque sea la historia del fantasma que habita el ático.

Temas de reflexión

¿Qué les cuenta a sus clientes cuando le preguntan cómo es su establecimiento?¡Qué les dice para marcar la diferencia emocional que ofrece su establecimiento frente a otros similares?

No se limite a pensarlo de memoria, póngalo por escrito y comprobará más fácilmente que cosas se le olvidan y que cosas sobran.

En Turisapps queremos ayudarte a tener más reservas. Todos nuestros diseños web están optimizados para dar vida a tu hotel o alojamiento rural.

Otros artículos relacionados:

BLOG TURISAPPS en tu e-mail

TurisApps S.L. - Todos los derechos reservados - Aviso Legal y Política de Privacidad.
Google+